Mindfulness y técnicas contemplativas

Mejorar el bienestar con la práctica diaria

Las técnicas contemplativas son prácticas que provienen de culturas orientales y que han sido ignoradas durante años por la sociedad occidental. No obstante, tras observar los múltiples beneficios que tiene para mente y cuerpo, los investigadores empezaron estudiar sus efectos sobre el bienestar y empezó el «boom» de estas en nuestra sociedad.

El Mindfulness se englobaría dentro de las prácticas de meditación. Es un concepto muy difícil de definir, aunque una definición que parece bastante completa, ya que mezcla la visión espiritual con la científica, es la siguiente:

Mindfulness es una cualidad de la mente o más bien la capacidad intrínseca de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado, en un momento en que cuerpo y mente se sincronizan totalmente en un instante de realidad presente (Chogyam Trunjpa Rinpoche)

Este tipo de prácticas, en especial el Mindfulness, ha demostrado tener efectos beneficiosos en el afrontamiento de eventos estresantes, aumentando la satisfacción vital, generando emociones positivas de serenidad, favoreciendo el desempeño mental y físico, mejorando las relaciones… la lista parece interminable y sigue creciendo día a día.

La práctica de Mindfulness se fundamental en tres pilares básicos:

  1. Intención declarada de querer poner atención plena a los sucesos cotidianos
  2. Mantener la actitud de aceptación incondicional de aquello que nos sucede
  3. Y, por supuesto, mantener la atención en el momento presente

Este último punto es especialmente difícil porque nuestro cerebro está continuamente viajando entre el pasado y el futuro, sin detenerse en el momento presente. No obstante, es posible re-instruir nuestra mente para hacerla más consciente de aquello que nos rodea.

La facultad de traer voluntariamente una atención divagante una  y otra vez es la raíz del juicio, el carácter y la voluntad… Una educación que mejora esta facultad sería la educación por excelencia (William James)

 

 

Los principales pasos para el ejercicio de Mindfulness son los identificados por el Modelo RAIN:

  • Reconocimiento de aquello que sucede a mi alrededor, siendo consciente intencionadamente de mi entorno.
  • Aceptación incondicional de aquello que sucede, sin juzgarlo o intentar huir
  • InvestigaciónBuscar las razones de los pensamientos y sentimientos que experimentamos en el momento presente, intentando averiguar la forma en la que nos vinculamos con nuestro entorno
  • No identificación.  Las personas tendemos a pensar que aquello que pensamos o sentimos es lo que realmente somos, y eso es sólo una parte del escenario, donde también actúa el contexto y las personas que nos rodean. Este componente se refiere a la metacognición, o el ser consciente de que se es consciente.

Para acabar me gustaría dejar la conclusión de que no es necesario ser un gran meditador o hacer ejercicios durante mucho tiempo para observar los beneficios del mindfulness. Hay estudios de neuroimagen que demuestran que hay efectos observables en el cerebro tan solo con 3 minutos de meditación diaria, aunque parece que la clave radica en ser persistentes y adoptar el hábito de meditar diariamente.

Para ejemplificar lo sencillo y rápido que puede ser la práctica de mindfulness os dejo el siguiente vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=v1l8N5HtZk0

Espero que os guste el artículo y que os animéis a empezar a hacer meditación en vuestro día a día. Para cualquier duda o consulta os dejo mi e-mail (al287477@uji.es)